EL OZONO Y LA SALUD
Muchas de las enfermedades infecciosas se contraen por contagio. Tanto en hospitales como en clínicas aumentan las posibilidades de contraerlas, por lo que cada día se desarrollan más y mejores técnicas encaminadas a lograr la perfecta esterilización del ambiente de estos lugares, con lo que se eliminan los riesgos de contagio.
Al toser, hablar, e incluso al respirar, de las cavidades nasales y bucales salen unas bacterias; unas se quedan en el aire adheridas a microscópicas gotas de agua, otras se depositan en el suelo, en el mobiliario, en la piel de las personas, en los vendajes,etc.., por lo tanto el contagio se puede producir por contacto o bien mediante la respiración. Las bacterias pueden pasar al ambiente también a través de la superficie de las heridas.
La propagación de dichas bacterias es muy peligrosa, principalmente en las salas de curas y de operaciones. Por lo tanto es de vital importancia lograr la plena desinfección del aire que rodea a personas y objetos, eliminándose así uno de los más importantes medios de contagio.
Se han utilizado y se utilizan productos químicos difundidos en el aire, pero estos procedimientos no son cómodos en su utilización. Se han empleado también los rayos ultravioleta, pero su instalación es costosa pudiéndose producir además lesiones a tejidos vivos.
Un procedimiento que se empieza ya a utilizar y proporciona grandes resultados es la difusión del OZONO en el aire, producido por unos aparatos de sencilla instalación, bajo costo y de mínimo gasto.
El OZONO es un gas de fórmula molecular O3 que posee una gran capacidad de oxidación, por lo que consigue la total destrucción de la mayor parte de las bacterias existentes, logrando una perfecta desinfección, disminuyendo por tanto el riesgo de contagio de enfermedades.
El OZONO elimina también los olores, logrando una ausencia total de ellos. La instalación de generadores de OZONO es de gran utilidad en salas de espera, ya que en ellas, debido a la acumulación de personas, el ambiente está muy cargado, y evitando el peligro de contagio de enfermedades.
El OZONO no solo se usa en salas de espera, sino también es muy importante en quirófanos, salas de cura y de reconocimiento, habitaciones y salas comunes, etc.

 

icono de whatsapp